martes, 21 de noviembre de 2006

Carlos Arango Rojas

Nuestro conocimiento de Carlos Arango Rojas apenas vino a darse en los últimos años, cuando abrimos la librería. Un día vimos acercarse a la vitrina a un hombre que casi con recelo miraba los libros, no era a ellos a quienes temía sino a algo que solo él percibía y que a todos los demás nos intrigaba, parecía un hombre permanentemente acechado, quizás a ello se debiera su particular postura y su condición hirsuta. Luego fue acostumbrándose a nosotros y nosotros a él. Con el tiempo decidió entrar, luego aceptó sentarse y tomar café, en los últimos días no se permitía pasar por la calle sin entrar a saludar. Había estado además pendiente de la llegada de “La rebelión de un burgués“, la biografía de Estanislao Zuleta. Hoy en la mañana murió Carlos, recordaremos su actitud iconoclasta y mordaz, al igual que la sonrisa afectada por su pesada respiración, el permanente cigarrillo entre sus dedos, y la mirada afanosa e inquisitiva. (pfa)

No hay comentarios: