jueves, 15 de febrero de 2007

Una acuarela de Manuel María Paz


Una acuarela de Manuel María Paz, de las ilustraciones de la Comisión Corográfica, que lleva el título de Camino para Nóvita, en la montaña de Tamaná - Provincia del Chocó, 1853, pinta un imperturbable lector que, a lomo de indio y embelesado en su libro, no advierte el peligro que el carguero afronta: el paso sobre un tronco tendido entre dos despeñaderos: sobre un río turbulento que deviene cascada. De nada se percata el lector, de espaldas a todo; cautivado por las letras ni siquiera el espanto del abismo, que lo recibiría si hay un mínimo resbalón, interrumpe la lectura. El libro resulta así el más espléndido cobertizo: resguarda de la realidad.

Jose Fernando Calle Trujillo

No hay comentarios: