viernes, 16 de marzo de 2007

Diccionario personal (Pablo Arango -El malo-)


Paradigma. Refugio de las sandeces, la flojera, la pereza, la simulación, el fraude y demás virtudes de la investigación científica. Los únicos científicos que se ven en la necesidad de decir todo el tiempo que son científicos son los de las ciencias sociales. Y para demostrarlo, vuelven a abrir la boca y dicen que están, o bien “cambiando de paradigma”, o bien ‘rompiendo’ uno. Le rompen, en todo caso, la paciencia a cualquiera y la columna al idioma. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua no registra este último uso de la palabra, puesto que el trabajo del lexicógrafo es recoger el uso vulgar, no el especializado. Pero este último, en el caso que nos ocupa, se ha vuelto el pasaporte de todo el que quiere ingresar a un círculo universitario. La epidemia ya alcanzó a las empresas y los comentaristas deportivos. Alejandro Gustavo Piscitelli, en una página de Internet cuya única frase rescatable debe ser la que sigue, corta relaciones con la palabra después de haber sido uno de sus habituales: “cada vez que ahora escuchamos la palabra paradigma nos da ganas de sacar un revolver y matar no solo al concepto sino también a sus mensajeros”*. (De todos modos el efecto del uso prolongado se le nota en la ortografía y la redacción).
Interdisciplinariedad. Es cuando se encuentran dos buscavidas y se ponen a romper un paradigma. Los datos disponibles revelan una fuerte tendencia a terminar rompiéndose el culo entre sí.
____________
* Página web:
http://www.ilhn.com/filosofitis/archives/003347.php


Pablo Arango (el malo)

1 comentario:

Lina Herrera dijo...

Te encontré Pablo R. Arango... Te encontré después de leer tus artículos en La Patria y de quedar gratamente sorprendida al aprender que en Manizales sí hay personas críticas (de verdad) y que saben (bastante) de literatura. Y en mi búsqueda encontré Libélula libros... Como matando dos pájaros de un solo tiro. Simplemente quiero felicitarte por darle un poco de luz a ese periódico. Espero visitar la librería cuando vuelva a estar en Colombia. Por favor coloquen la dirección en el blog (tal vez ya esté, pero no la vi). Gracias.