miércoles, 18 de abril de 2007

1851 Folletín de cabo roto


No creo exagerado afirmar que “1851” es la mejor novela escrita por Octavio Escobar. Extensa si se compara con las demás obras de Escobar, es no obstante una novela ágil y entretenida. Posee una trama liviana forjada a partir de sucesos cotidianos que logra mantener la atención del lector, recompensada por diversas y constantes cargas de humor, condición que nunca antes se había percibido en la obra de Escobar. Aquí en cambio corre y en cantidades no solo generosas sino formidables: una mula casquivana que persigue cuanto macho huele, una parroquiana reacia a dejar de decir palabrotas, que ante la prohibición impuesta por el cura de rezar el Padre Nuestro, se satisface con el Ave María.
El humor es extraño en la literatura colombiana, casi siempre acartonada y pretenciosa. Solemne hasta la ridiculez, siempre ha temido a la sonrisa del lector, como si con ella perdiera validez o trascendencia.
Pero las virtudes de la novela de Escobar no acaban allí. Desde el punto de vista formal, se trata de una obra que reconoce deudas y expone el pago de los créditos sin vergüenza, característica también extraña en nuestra literatura que siempre quiere parecer novedosa –como si ello fuere posible-. 1851 deja percibir por ejemplo, ciertos juegos narrativos propios de Don Quijote, e incluso la trasposición de algunos personajes. Y deja notar también la influencia de la novela contemporánea que juega en los linderos del genero. Además, a pesar de ser una novela con motivo histórico, logra hacerse creíble sin recurrir a la utilización del lenguaje de la época, circunstancia que contribuye a que la novela no tenga los visos neo-costumbristas que hoy en día tanto complacen a ciertos escritores regionales. Valdrá la pena además más adelante resaltar el cuidado que tuvo Escobar de estudiar la flora y la fauna de la región, que aparecen allí, si bien no como protagonistas, tampoco como meros decorados. La documentación del escritor evidentemente fue amplia y juiciosa, las cartas de los Generales vencidos pidiendo indulto, merecen una futura obra, así como algunos de los personajes secundarios.

pfa

1 comentario:

Mornatur Ormacil dijo...

Excelente comentario y excelente sitio; me he tomado la libertad de vincularlo desde el mío: http://mornatur.blogspot.com

De paso, hay un muy buen comentario de Adalberto Agudelo Duque acerca de la misma novela en la revista virtual equinoXio (http://www.equinoxio.org)