jueves, 17 de mayo de 2007

De curas como éste no hablan


La noticia ha sido difundida urbi et orbi: Jesús Sánchez Adalid, ex juez y párroco del pueblo de Alange, en Extremadura, obtuvo el XII Premio Fernando Lara de Novela, con su libro El alma de la ciudad. De 45 años, humilde y quitado de bulla, cuando le preguntaron qué iba a hacer con los 120 mil euros del galardón, respondió que no aún no lo había pensado, pero que no tenía necesidades materiales.
(…)
En la entrevista que Roberto Fuentes le hizo para Revista de Libros declaró que a pesar de su éxito y todo el dinero que había ganado por derechos de autor seguiría siendo el mismo. "No quiero dejar de ser cura de pueblo -declaró Sánchez Adalid-. Mi vida no es ningún sacrificio. Mi pueblo es muy festivo. La naturaleza es preciosa, la gente muy afable. Me siento querido, me llevo muy bien con todo el mundo. Vivimos el ciclo de la vida".

http://diario.elmercurio.com/2007/05/13/al_revista_de_libros/de_buena_fuente/noticias/610D1017-05A8-4A53-9EFD-B16BBB5EC710.htm?id={610D1017-05A8-4A53-9EFD-B16BBB5EC710}

1 comentario:

Pablo R. Arango dijo...

Tres de las más grandes novelas teológicas de la literatura inglesa del siglo XX son de inspiración católica: "El poder y la gloria" de Graham Greene, "Bajo el Volcán" de Malcolm Lowry, y "La naranja mecánica" de Anthony Burgess. Greene, católico, produjo uno de los personajes religiosos más tiernos y memorables: el protagonista de "Monseñor Quijote", y una de las dudas católicas más espeluznantes: "¿Y si la tierra fuera el infierno de los otros planetas?"