sábado, 13 de diciembre de 2008

La revista Ñ publicó un artículo de Mauro Libertilla sobre la traducción. Luego de comentar ambiguamente las traducciones al español ibérico, el articulista elogia del siguiente modo la 'tradición' de traducciones argentinas: "[…] Basta mencionar algunas traducciones clásicas para imaginarla como un catálogo de raros chispazos que ya ha clavado el ancla en el imaginario de una lengua. Enrique Pezzoni traduciendo Moby Dick de Melville o Lolita, en una edición para Sur bajo el seudónimo de Enrique Tejedor. Julio Cortázar traduciendo los cuentos completos de Edgar Allan Poe, y coronándolos con esa rara avis de los prólogos que es "vida de Poe", o Jorge Luis Borges y su trabajo sobre Las palmeras salvajes de Faulkner [...]”. Un comentarista de la página web (http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/11/01/_-01793058.htm ), que firma como 'Federico', elogia a su vez el escrito: "Muy interesante texto, sólido y bien escrito". De las cuatro traducciones que Libertilla quiere convertir en canon, dos son sabidamente malas, y una más es dudosa. Ya en el boletín No. 34 –Libélula libros— el Dr. Calle había dado cuenta de la mojigatería de la traducción que Pezzoni hizo de Lolita, y había rematado con la sentencia de Borges: "ese muchacho es un sonso". Sentencia que arroja sombra sobre el Moby Dick del mismo Pezzoni. Ya Juan Carlos Onetti había dado cuenta de la traducción "firmada por Borges" de Wild Palms: "recuerdo que en la traducción firmada por Borges de Palmeras salvajes, en la parte llamada El viejo, se dice al final que el penado alto, luego de escuchar las peripecias que el Mississippi le impuso a su compañero de prisión, resumió su opinión en una sola palabra: mujeres […] Pero hoy, al documentarme muy severamente para escribir este artículo, descubro que la totalidad del comentario del penado alto fue: –Women shit. Con perdón de Borges". Como decía el maestro Echandía: "y después dicen que el hijueputa es uno".
Pablo R. Arango –Libélula libros.

2 comentarios:

Carolina Andújar Córdoba dijo...

En estos días me preguntaba quién había traducido "nymphet" como "nínfula". Curiosa elección.

Javier Moreno dijo...

Está linda la librería. Si en 2009 visito Ibagué -como planeo- intentaré visitarla.