jueves, 5 de febrero de 2009

Siete pecados capitales. Milorad Pavić. Editorial Sexto Piso.

La literatura de la Europa oriental siempre ha poseído una tendencia seductora que pasa por la complejidad psicológica de los personajes, el seguimiento casi enfermizo de las genealogías, la magnificencia, la radicalidad de la sensibilidad y la contundente fuerza de la estructura.
Esos y muchos otros rasgos han dejado y dejan una marca indeleble en la percepción del lector desprevenido. Sin embargo, como cada libro, cada escritor posee una particularidad que impide a los taxonomistas dejarlo en un lugar del todo preciso. Los ismos a veces son útiles como referencia de Biblioteca, pero pocas veces definen del todo más de dos libros o autores.
Pavić se escapa por muchos lados de un posible encasillamiento. Sus libros van desde la escritura de un libro con volumen femenino y masculino (Diccionario Jázaro) hasta una novela-tarot (Último amor en Constantinopla).
Esa aventura formal que lo caracteriza se convierte en una invitación al juego y el puzle, en una vía que construye con desvíos y puentes levadizos.
Siete Pecados Capitales está compuesto por siete relatos donde convergen personajes de sus antiguos libros, elementos y lugares que se repiten y se reconocen en cada historia, agujeros por el que el lector se desliza y se hace parte de una narración que se entreteje desde un lugar inventado.
Cada parte es un sobrevuelo por mundos de la arquitectura, el arte, la mendicidad, la enfermedad, la ciencia. Cada pecado es una elección o un encuentro que se basa en la casualidad o el destino, cada frase es un sitio donde la mente se pierde y se entrega a la voluntad de quien escribe.
Una carta con múltiples destinatarios: eso podría ser Siete Pecados Capitales. Eso o un juego en el que uno termina enredándose, una invitación por la que simplemente se sonríe. En todo caso, un libro lleno de laberintos y piezas por encontrar, de narraciones opacas y túneles oscuros. Un texto que le pide al lector arriesgarse y mostrarse vulnerable ante la pluma serbia de Pavić.
Misael A. Peralta—Libélula libros

No hay comentarios: