sábado, 13 de junio de 2009

Exégesis de los lugares comunes. León Bloy. Acantilado 2007.

Después de leer esta obra maestra del insulto, a uno no le quedan ganas de volver a escribir; ni de volver a abrir la jeta. Bloy destroza casi todas las frases con las que, especialmente profesores y conferencistas, nos salimos de apuros cuando nos toca ejecutar nuestro principal instrumento de supervivencia: el habla o la escritura. Con respecto a los académicos, Bloy tiene una opinión clara: comentando la posibilidad de redactar un libro de cabecera a la manera de la Imitación de Cristo, pero que fuera una Imitación de Hanotaux, dice: "...sería necesaria tal ausencia de estilo y una torpeza mental tan metódica que la empresa parece imposible, incluso para un académico". Viejo cascarrabias, una suerte de versión fundida y mejorada de Ignatius Reilly y Nicolás Gómez Dávila, la crítica de Bloy es tan deliciosa, que uno pasa rápidamente de la sospecha de que debe estar equivocado, a la certeza de que no se equivoca. Algunas bellezas: "Muchos pocos hacen un mucho. Así habla mi tendero mientras se embolsa el dinero de los miserables. Así habla un banquero mientras les roba los ahorros a las pobres gentes. Así habla Chamberlain viendo correr la sangre de los hijos de los bóers. Y los tres dicen exactamente lo mismo". "Un buen término medio. El presidente Grévy acababa de inaugurar el Salón de los Campos Elíseos. Mientras le acompañaban a la salida dijo lo siguiente: «Es esto, señores, es esto. ¡Nada de genios: un buen término medio, eso es lo que necesita nuestra democracia!". "Estar en la nubes. Amar aquello que no es innoble, asqueroso y estúpido; ansiar la belleza, el esplendor, la placidez; preferir una obra de arte a una porquería y el Juicio final de Miguel Ángel a un inventario de fin de año; sentir mayor necesidad de saciar el alma que de llenar los intestinos; creer, en fin, en la poesía, el heroísmo, la santidad, todo esto es a lo que el Burgués llama estar en las nubes".
Pablo R. Arango -Libélula Libros.

1 comentario:

Jose F dijo...

Guillermo Prieto La Rota, que se esconde bajo el sobrenombre de: Pirry, sobretitula, titula y subtitula su último "informe":
"Después de la tormenta viene la calma / una luz al final del tunel / la revolución de las cosas pequeñas":
todo un banquete para nuestro querido Bloy: tres frases: tres lugares comunes.