miércoles, 1 de diciembre de 2010

El danubio. Claudio Magris. Traducción: Joaquín Jordá. Editorial Anagrama.

El viento sopla a contracorriente desde 1986 por el trayecto del Danubio. Y susurra un nombre: Magris. Magris al cerrar una página, al abrirla aussi. Al parecer sus ecos llegaron al teatro Campoamor de Oviedo hace ya un año. Aún retumban: Magris; algo así debieron entonar las sirenas antes de caer en las redes de un pescador y ser procesadas, para convertirse en atún.

El Mar Negro o Ponto Euxino es el encuentro con la desolación y el final de un viaje mágico por el Danubio que comienza en Alemania. Partiendo de la tierra de los Nibelungos, Claudio Magris (Trieste, 1939) precipita al lector, con un estilo literario poco común, por aguas que reflejan -más que del casco de los navíos comerciales y las cara verdes de algunos turistas- el fluctuar de un manojo de pueblos que habitan Europa Central y del Este. El choque de aves heráldicas, el ruido de piezas de artillería y la sonrisa inevitable de una generación que germina, hace de cada página de este río un lugar propicio para ahogarse, para llenarse los pulmones de tinta. El silbido del viento dice Magris ¡yo lo oigo! Usted, lector, debería oírlo también.

Mitologías, cátedras de economía, de posguerra, castillos legendarios, historias insólitas sobre los protagonistas de una Europa literaria, invasiones bárbaras, monstruos refugiados en monasterios, senegaleses blandiendo cuchiollos tras el rastro de algún escritor forajido, espacios lejanos y cielo angostos... Donau, Dunaj, Duna, Dunav, Dunarea, Dunay -o como se le quiera nombrar- es un libro que dice todo con el delicioso eco de la nada.

Felipe Calderón Valencia - Libélula Libros

No hay comentarios: