lunes, 24 de febrero de 2014

Los mejores del 2013 (III)

3. “El laberinto junto al mar” de Zbigniew Herbert. Acantilado.

Zbigniew Herbert estaba convencido de que el pasado se prolonga en el presente, hoy, ayer, siempre. Sus libros son en parte un intento por encontrar los acordes que aún nos permiten oír el eco de las vidas y civilizaciones del pasado. Es ingenuo pensar que ya hemos aprendido todo lo que se podía aprender del mundo antiguo, y Herbert se encarga de demostrarlo en este libro brillante, hermoso y erudito. Un libro de viajes que intenta —la cita es de Constaín— “dibujar el alma de las cosas, el alma de los sitios”. De Grecia y la acrópolis y Creta, de los etruscos y la Roma decadente, de cómo éstas siguen vivas y de alguna forma nos juzgan. “Alguien dijo con razón que no sólo nosotros leemos a Homero, contemplamos los frescos de Giotto o escuchamos a Mozart, sino que Homero, Giotto y Mozart nos están observando y detectan nuestra vanidad y nuestra estupidez. Los utopistas de medio pelo, los novatos de la historia, los incendiarios de museos y los liquidadores del pasado son como los dementes que destruyen las obras de arte porque no pueden soportar su calma, su dignidad y su fría irradiación”. 

***

Lea aquí el número 1 y el número 2.

No hay comentarios: