martes, 20 de enero de 2015

Los libros de 2014: 7. "El hombre que no fue Jueves"

Juan Esteban Constaín Croce. Random House Mondadori 

Es difícil encontrar a a otro escritor que esté tan convencido como Juan Esteban Constaín de que la literatura es una de las formas de la felicidad. Su columna de los jueves en El Tiempo –prófugo de El Espectador– desde hace varios años es un alivio entre la cháchara de los pontífices del periodismo y la literatura. Ni moralejas, ni admoniciones, ni reprimendas: Constaín a lo sumo nos aconseja que llevemos, como Lampedusa, un libro de sonetos adonde vayamos, para defendernos de esta realidad desgraciada. Una realidad que, sin embargo, es al mismo tiempo milagrosa, “basta nacer” y a la que hay que prestar un poco de atención, “porque en el mundo nunca escasearán los milagros; sólo el asombro”. Y aunque el libro sobre Chesterton, sobre San Gilberto, es portador de esa idea –la vida como milagro– no sólo es valioso por ello. La literatura es un arte de palabras; Constaín lo sabe y ha demostrado que puede contar historias, y contarlas honrando a las palabras.

No hay comentarios: