jueves, 29 de septiembre de 2016

A la sombra de las hojas

Hace casi diez años dejé este testimonio escrito de mi gratitud a «Libélula» —aquí en la persona de su librera fundadora: «…[fui consiguiendo] todos sus libros [de Isak Dinesen] menos uno: su primer libro, Siete cuentos góticos, que después de treinta y cinco años al fin puedo acariciar porque Carolina ha obrado el milagro de conseguírmelo.»

Poco después —en diciembre de 2006— celebraría otra importación de libros, a saber: «… la llegada de las cajas de Panoplia a Libélula fue una fiesta; éramos cinco en el asombro de coger al vuelo los libros que el librero sacaba como de un cubilete mágico… Y Hazlitt, Kraus, Marisa Madieri, Antoine de Rivarol, Joseph Roth, Sandburg y Annemarie Schwarzenbach: las magníficas piezas cobradas.» Recuerdo aquí que, recién establecida «Libélula», Pablo Felipe Arango —librero fundador y emérito— se me apareció al lugar donde yo estaba echado a galeras: en su carro llevaba cajas de libros recién llegadas de ultramar, que asalté a placer.

Ahora, estos días, fui —otra vez: he perdido ya la cuenta de las veces— sorprendido con libros traídos —esta vez, otra vez: siendo ya los libreros: Tomás y Christian— directamente de España: «Eros | Poética del deseo» de Anne Carson —por Inmaculada C. Pérez Parra y «Dioptrías», en nuestro idioma—, «Sabía leer el cielo» de Timothy O’Grady — Steve Pyke («Pepitas de calabaza ed.»), Charles—Ferdinand Ramuz: «Derborence» («Nortesur»), y «Del dolor y la razón» de Joseph Brodsky: «Siruela». Mis estantes rebosan de libros inconseguibles—conseguidos por Pablo Felipe & Carolina, y Tomás & Christian: desde hace quince años «Libélula» es el cobijo de mi alma.
—o0o—

Cuando niño, recién despierto: pero aún en las brumas del sueño, Zorita —mi dulce tía «inglesa»: así la llamó Hurtado— me preguntaba: «¿Todavía no habla?, mijo». Lo recordé ahora, después de leer —como si fuera un sueño raro— «Evocación de Matthias Stimmberg», de Alain—Paul Mallard [Turner], que Leonora me trajo: todavía no hablo.
Jose F. Calle
Libélula Libros
 

No hay comentarios: