miércoles, 28 de septiembre de 2016

"Historias extraordinarias", Roald Dahl. Anagrama. Trad. Jordi Beltrán.

Roald Dahl se hizo escritor por azar. Sin proponérselo, desafió el curso natural y esperado de los acontecimientos. Su vida, o lo que de ella nos deja atisbar en este libro, revela un doble sustrato: crueldad y ternura, extrañeza y hastío, humillación y redención. Todas las historias de este libro, incluso las dos últimas —la de cómo se hizo escritor y la primera que escribió en la vida, sobre sus experiencias de aviador en la guerra—, están hechas de situaciones asombrosas, a veces camufladas entre la maraña cotidiana, a veces extravagantes, pero siempre deliciosas. Un niño que habla con los animales, un hombre que ve sin los ojos, un "dedero" profesional, un cazador fortuito de tesoros, niños que llevan la crueldad a niveles inimaginables y niños que están más allá de todo. Dahl, conocido por sus clásicos infantiles, solo se interesa por crear historias ficticias y huir de lo verificable, solo quiere jugar con el humor, con el horror y con la fantasía, pero por fortuna su literatura no se escapa de esta maravilla: las historias reales emanan la delicada luz de lo absurdo y las inventadas dejan en la boca la pregunta que nos atraviesa siempre, aquí o allá: ¿pero esto será real?  

Ángela Cuartas
Libélula Libros

No hay comentarios: